Cronología de un caso (más) de corrupción

Vientos de 'guerra' soplan en Nuevo León al enfrentrarse el Gobierno del Estado y El Norte sin diplomacia de por medio.
 
Bueno, en el caso del diario, no ha habido deferencia alguna –ni tendría por qué haberla– hacia el gobierno de Rodrigo Medina, puesto que su función, como la de todo medio periodístico, es vigilar, investigar y poner en evidencia a las autoridades. Sacarle sus trapitos al sol, digamos.
 
Durante los dos años y fracción del actual gobierno, así ha sido. El Norte publica un día sí y otro también algún caso de despilfarro, desvío de recursos, cuentas mochas, tráfico de influencias... Pocas veces la autoridad ha logrado responder con la frente en alto.
 
Lo habitual es el silencio, la impudicia... y la complicidad de la mayoría de los otros medios, siguiendo la agenda del Gobierno Estatal como si no existiera la noticia incómoda.
 
El caso más reciente apareció en El Norte el lunes 16 de enero: una nota de la reportera Mirna Ramos informa que el gobierno estatal gastó casi 1.2 millones de pesos en banners supuestamente publicados en www.labrujulanl.com.mx, un sitio que no funciona, pues dice estar "en mantenimiento".
 
La mayoría de la gente no lo sabe, pero los gastos gubernamentales en revistas, periódicos y ahora sitios web que nadie o muy pocos conocen, alcanzan cifras galácticas; un verdadero robo en el que están coludidas numerosas personas que se llaman a sí mismas, tristemente, periodistas. Es algo muy común.
 
Sin embargo, esta vez, por la magnitud del pago y porque no existe evidencia del servicio prestado, El Norte logró meter en aprietos a quienes todos los días tiran el dinero en estas prácticas ofensivas para la ética y para el sentido común. El banner es un "banner fantasma", dijo el rotativo.
 
El martes 17 de enero el diario publicó la respuesta de Enrique Laviada, máxima autoridad en la Coordinacion de Comunicación Social del Gobierno de Nuevo León. Según este señor, no había nada ilícito en la contratación de banners en un sitio desconocido; a lo mucho, dijo, se podía cuestionar al Gobierno que se haya gastado una cantidad "no muy elevada" en un medio carente de gran impacto en la población. Pero nada de corrupción ni algo que se le parezca, simplemente el sitio web dejó de funcionar y ya no se renovó el contrato publicitario.
 
En los días subsecuentes, El Norte puso en evidencia a otros actores de esta trama: reveló que había nexos de amistad entre personal de Comunicación Social y los representantes de la "empresa" beneficiada; mostró la inutilidad de la nueva fiscalía anticorrupción que hace unas semanas echó a andar el gobernador Rodrigo Medina, y ventiló la intrascendencia de la Contraloría del Estado, el órgano que debería asegurarse de que el dinero público se utilice correctamente.
 
Y en cada ocasión, El Norte llamaba "fantasma" al banner contratado a un costo de 1.2 millones de pesos por un año.
 
El escozor en el Gobierno del Estado debió sobrepasar los niveles acostumbrados, quizás porque la nota se prolongó durante más de una semana y porque el ridículo de la respuesta oficial fue muy grande.
 
Además, la andanada de "periodicazos" de El Norte parece ir en aumento estos días con otros temas que de alguna manera golpean al status quo gubernamental. Ha habido notas acerca de la sospecha de corrupción del magistrado Jorge Luis Mancillas, el sobregasto del Congreso del Estado y los manejos oscuros de recursos federales en la Secretaría de Salud.
 
 
Una reacción inédita e insólita, ya que los comunicados oficiales generalmente sirven para informar a la población, no para responder cuestionamientos de un medio que, por otro lado, ha consignado la negativa de entrevistas y de información por parte de las autoridades aludidas.

Es decir, en vez de enfrentar a la reportera con datos, documentación y argumentos, se prefiere un boletín escueto en el que acusa a El Norte de manipular la información. No hay "banner fantasma", simplemente el sitio de La brújula ya no funciona, dice la autoridad, tal vez pensando que la gente es idiota.
 
La conducción por Laviada de un área vital del Gobierno de Rodrigo Medina, al menos en este renglón, es para dar risa y pena, considerando que hace unos meses llegó a Nuevo León en calidad de bombero tras el fracaso de sus antecesores en el cargo. El boletín de marras ni siquiera está redactado con la precisión y contundencia que se esperaría de una dependencia gubernamental que gasta 1 millón de pesos al día.
 
Pero también genera tristeza y coraje ver cómo la desvergüenza sigue campeando en los diferentes órdenes de gobierno.
 
El Gobierno del Estado, en vez de corregir un área que evidentemente requiere un acto de limpieza profunda, decide cruzar la espada con el único medio local (de los grandes) que ha cumplido su papel de vigilar escrupulosamente a las autoridades a su alcance.
 
Eso no es nada bueno para la ciudadanía, pero peor sería si el 100 por ciento de los medios aceptaran la complicidad oficial. Vientos de 'guerra' soplan en Nuevo León...
 


Banner invisible, pero no fantasma
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...