La crisis del 'oro negro'

El año 2007 fue en el que las tomas clandestinas en Pemex registraron el mayor número de la historia, prácticamente una diaria; y a pesar del dato (que es del primer año de gobierno de Felipe Calderón), a finales de febrero del 2012 el Presidente informó que hacia el 2017 la producción de hidrocarburos en nuestro país generará 3 millones de barriles de crudo al día.

El detalle es que un día después, se reveló que la empresa paraestatal que sostiene la economía del país tuvo pérdidas por 91 mil millones de pesos en 2011, una cifra que muchos mexicanos no alcanzan siquiera a imaginar.

Y eso no es lo peor. Dada la actual situación de inseguridad en el país, Pemex se las está viendo más negras que de costumbre: en cada “ordeña”, robo, toma clandestina e incluso detrás de cada secuestro a petroleros, está involucrado el crimen organizado.

Los que en narcomantas se dicen “dueños del país”, también quieren adueñarse de la paraestatal y poco a poco lo han logrado, al menos eso es lo que plasma Ana Lilia Pérez en su libro El cártel negro. Cómo el crimen organizado se ha apoderado de Pemex.

En él se ven muy lejanos aquellos días en los que el crimen organizado sólo utilizaba las pipas de Petróleos Mexicanos para transportar droga; cuando ocultaban los paquetes en las llantas, a veces en los tableros; si era una mayor cantidad podía hallarse en un doble fondo de las pipas.
Los cargamentos ingresaban a Estados Unidos sin ningún problema, y cómo iba a haberlo si el medio de transporte llevaba el enorme logo de Pemex.

Hoy la realidad es igual de cruda que el petróleo. Lilia Pérez en su libro lo resume en la declaración que da un jefe del Cártel del Golfo a dos agentes de la Gerencia de Servicios de Seguridad de Pemex, cuando lo sorprendieron llenando una pipa: “Nuestro negocio es el narcotráfico, pero dado que está flojo, pues robamos hidrocarburos”.

En buena medida, dice la autora, allí está la respuesta a los ya famosos “gasolinazos”, esos aumentos de precio de los combustibles que receta el Gobierno a los mexicanos a cada rato.

 El robo de hidrocarburos y el daño que causa el crimen organizado a Pemex ocurren, dice la periodista, por la misma razón por la que el país sufre de inseguridad: impunidad.

“Hay un descontrol total, como el descontrol que vemos en todo el país. En esta obcecación de la guerra oficial se ha descuidado la conducta o el desempeño que han tenido los funcionarios en los rubros serios, en el sector económico y por supuesto en el manejo que ha tenido la industria petrolera; se ha dejado que los funcionarios hagan su propio nicho de negocios.

“(En el libro) se incluyen documentos donde directamente muchos trabajadores denunciaron a la Presidencia, desde el inicio de Felipe Calderón, lo que estaba ocurriendo en Pemex; fue esta falta de atención o de solapar dichos negocios lo que llevó a Pemex a la situación que enfrenta hoy en día.

“No sólo hablamos de la ‘ordeña’ en la que participan muchos trabajadores y ex trabajadores de Pemex; estamos hablando de los grandes fraudes y los grandes negocios que han hecho gente muy cercana a Felipe Calderón. Un caso muy significativo es el de Juan Camilo Mouriño (ex Secretario de Gobernación), él mismo reconoció que se había beneficiado de esos contratos. Se le debió inhabilitar, pero tuvo la protección presidencial”.

Como mencionó Lilia, en el robo de  hidrocarburos participaban (o participan) frecuentemente trabajadores y ex trabajadores de la empresa, sin embargo, los que desean seguir con su ‘negocio’, actualmente deben pagar al crimen organizado “derecho de piso” para sustraer la ‘mercancía’. Quienes se niegan lo han pagado con su vida.

Lo más increíble es que a pesar de toda la tecnología que se implementa en la seguridad de las plataformas de Pemex, varias de éstas han sido atacadas por los narcotraficantes. Ejemplo de ello es la Yaxche - Bravo, una plataforma que, instalada en una región clasificada como estratégica en seguridad nacional, fue saqueada el 15 de septiembre del 2008; un robo considerado inédito.
Todo lo anterior desencadena lo que Ana Lilia detalla en las siguientes declaraciones:

“...Resulta completamente ilógico el que tengamos la empresa número 11 del mundo y paguemos precios tan altos para los hidrocarburos. A las autoridades se les hace habitual los ‘gasolinazos’; han sido más de 100 aumentos a los precios de los combustibles que se han tenido en este sexenio.

“El aumento al salario mínimo que es de dos pesos ni siquiera alcanza para un boleto del Metro, mucho menos alcanzará para el pago de estos combustibles. Y no es sólo la gasolina; cuando aumentan los combustibles se da una escalada de precios de todo, de todo”.

¿Y quién pierde ante toda esta problemática? La respuesta se la han de imaginar...
“Todos los mexicanos. Hay que recordar que no estamos hablando de una empresa privada sino de la principal empresa paraestatal que tiene este país; es la empresa que genera el 40 por ciento del Producto Interno Bruto; que sostiene la economía; un negocio sin duda que atrae todo tipo de intereses, porque Pemex, aún con los malos manejos que ha tenido durante esta década y durante muchos años, sigue siendo la petrolera número 11 del mundo por los ingresos que genera.

“Pueden tener ganancia inmediata los ordeñadores, los narcotraficantes, los funcionarios que participan en los fraudes, pero al final quien pierde es todo el país porque estamos atentando contra la empresa que sostiene nuestra economía formal”, puntualizó en entrevista con LA ROCKA.

Datos oscuros
• 47 MILLONES DE PESOS, según la Secretaría de Economía, son las ganancias de las gasolineras que roban litros a los automovilistas.
• NUEVO LEÓN, Veracruz, Sinaloa, Tamaulipas, Puebla y la zona metropolitana del Distrito Federal, son, desde el 2007, las entidades con mayor “ordeña” de combustible a través de tomas clandestinas realizadas en ductos.
• LA REFINERÍA Ingeniero Héctor Lara Sosa, en Cadereyta Jiménez, y sus dos terminales de almacenamiento y reparto –Cadereyta y Santa Catarina–, son las instalaciones con mayor incidencia en sustracción directa de refinados; es decir, robados de las tres instalaciones de Pemex directamente por sus empleados.
• SIN SABERLO, en Estados Unidos muchos automovilistas llenan el tanque de su automóvil con combustible cuya materia prima proviene de los cárteles mexicanos.
Fuente: Libro ‘El cártel negro’

A propósito del 18 de marzo...
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...