Cuando matar no importa

En mayo de 2004 un crimen estremeció Ciudad Juárez, Chihuahua. Vicente, un adolescente de 16 años, asesinó brutalmente a sus padres y a una de sus hermanas menores alentado por rencores personales y por la posibilidad del cobro de un seguro de vida por 200 mil dólares.

Vicente fue ayudado por otros dos jóvenes —uno de ellos también menor—, pero no logró su cometido: los detuvieron unas cuantas horas después, gracias a algunas pistas que dejaron en la escena del crimen y contradicciones en sus primeras declaraciones.

En la cárcel donde cumplió una sentencia de cinco años al ser juzgado como menor, Vicente se hizo pandillero; a los cuatro meses de salir en libertad fue asesinado.

La periodista Sandra Rodríguez Nieto reconstruyó el crimen, investigó, entrevistó a Vicente y a uno de los cómplices, ubicó en el contexto histórico y social de Ciudad Juárez el homicidio y lo convirtió en un retrato crudo del México actual.

El resultado es el libro La fábrica del crimen, publicado bajo el sello Temas de hoy por Editorial Planeta, un trabajo periodístico de buena factura que devela como eje central de la investigación la noción de impunidad que tenían los actores principales. Y cómo esta percepción permea en la sociedad y es un detonante de la violencia.

“Este caso refleja por sí solo el papel corruptor del Estado: es decir, el Estado, al deslindarse casi por completo de la responsabilidad de controlar el delito y castigarlo, manda un mensaje de que todo está permitido”, explica Rodríguez vía telefónica.

Agrega que cuando hacía las entrevistas se dio cuenta que el crimen se relacionaba directamente con lo que pasaban cientos de familias de aquella entidad. “No había visto cómo se relacionaba con todo lo demás la falta de justicia. Por ejemplo, lo que estaba pasando con las mamás de mujeres que habían sido asesinadas, que peregrinaban de una Procuraduría a otra. Cómo se relacionaba eso con la vida de la ciudad.

“Cuando Vicente menciona que comete un crimen tan atroz porque tenía la idea de que matar no tiene consecuencias, vemos que ese es un mensaje que desafortunadamente se está extendiendo los últimos años, lo hemos visto: se habla de 50 mil o 60 mil víctimas con una normalidad cotidiana”, señala.

Cuando el Gobierno se justifica diciendo que son víctimas de ataques entre grupos, añade, está casi diciendo que su misión teórica ha dejado de existir.

“Se han deslindado de su responsabilidad y permiten que todos los ajustes se den entre ellos, que todas las cuentas se salden por mano propia. Y eso es como la muerte del Estado. Esto existe, no es una teoría. Y se está propagando, está nutriendo la mente de las personas”.

El parricidio hizo recapacitar a Rodríguez, quien hasta ese momento no comprendía cómo la violencia que asolaba Ciudad Juárez se relacionaba directamente con ella.

“Yo vivía en una ciudad en la que mi realidad era diferente. Nosotros en Juárez hemos sido una ciudad con impulso económico en muchos sentidos y toda la gente decía ‘yo tengo mi trabajo, están matando mujeres, están matando hombres, es un desastre’, pero de alguna manera decíamos ‘yo tengo trabajo y la paso bien’.

“Muchos residentes ahora vivimos espantados porque lo que se nos vino encima fue consecuencia de tanta inacción por tantos años. Sobre todo del Estado, que es el que tiene la responsabilidad, pero también nuestra por no exigir castigos, no solidarizarnos con las víctimas y decir ‘esto nos está ofendiendo a todos, no nada más a los afectados'”, expresa.

Los paralelismos entre Ciudad Juárez y Monterrey surgen conforme se avanza en las páginas del libro; además del promedio altísimo de muertes violentas al día, aparece el reclutamiento de jóvenes pandilleros por parte de agrupaciones criminales o la corrupción en los penales.

Rodríguez señala que aunque efectivamente las cifras oficiales manejan índices de reducción de asesinatos cercanos al 50 por ciento, la raíz del problema sigue.

“Llegamos a un grado barbárico de casi diez ejecutados al día; ahora es casi la mitad, aproximadamente. Pero aún así se cometen con total impunidad, aún así los 10 mil casos anteriores están sin resolver, la mayoría. Entonces el problema sigue latente. El delito más grave para una sociedad es la pérdida de una vida”, dice.

Para la periodista la principal solución es, aunque parezca simplista, la procuración real de justicia: castigar el homicidio. Indica que durante la administración gubernamental pasada la investigación de los crímenes no existió.

“Tú ves los expedientes y no hay preguntas, nada más los datos forenses, no veíamos un esfuerzo, no veíamos a policías preguntando en las escenas del crimen.

“Ahora se ha visto un poco más de eso y se han podido esclarecer más casos. Es la única solución que le veo a nuestro desastre, la única forma de combatir al violencia es castigándola. Y no castigándola con una guerra sucia, con los soldados levantando gente, sino con investigación. Es lo que ordena la Constitución: procuración de justicia, investigación del delito, aplicación de la ley”, puntualiza.


La autora
Sandra Rodríguez Nieto (Chihuahua, 1973) es comunicadora por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Ha sido reportera de Proceso y editora en Reforma; actualmente labora en El Diario de Ciudad Juárez. En 2010 obtuvo el Premio Internacional de Periodismo que concede el periódico El Mundo y el año pasado el Premio Knight que otorga el Centro Internacional para Periodistas. 

'La fábrica del crimen'
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...