Quién es quién y por qué

Cada uno de los aspirantes a la Presidencia de la República tiene un pasado y un presente que nos permiten vislumbrar como será el futuro de México cuando de entre ellos salga el elegido el próximo domingo 1 de julio.

En esta edición de LA ROCKA primero despejamos de solemnidad a la elección presidencial, la cual debería ser una fiesta cívica y no una lucha en el lodo.

Por eso nuestra portada, irreverente, graciosa, frívola... califiquenla como mejor les plazca, pero nosotros pensamos que la política es un asunto demasiado importante como para dejárselo nada más a los políticos.

Más allá de la portada, debe importar el texto que sigue: aquí aparecen datos históricos y circunstancias personales, algunas conocidas, otras no tanto, de los candidatos que nos han asolado durante varios meses (o años si se trata de Peña Nieto y López Obrador).

En estos cuantos párrafos, presentamos un esbozo de las personalidades de quienes pretenden gobernarnos. Sin ser exhaustivo, el perfil de cada quien sin duda ofrece pistas de hacia dónde se enfilaría México bajo el mandato respectivo.

Que casi todos los candidatos sean afines a un personaje de Kiss es mera coincidencia; pero queda en el lector aplicar las asociaciones correspondientes si lo desea. Lo que no debe dejar de hacer es votar el 1 de julio.

¿Gene Simmons o Enrique Peña Nieto?Enrique Peña Nieto
Desde niño se ha ocupado y preocupado por su apariencia. Siempre pulcro y elegante, con el cabello tan domesticado que no resulta difícil imaginar a su madre diseñando el peinado, con la ayuda de unas gotas de limón. De la sien izquierda brota el apartado, trazado en línea recta, casi de salón.

Esta disciplina en el aspecto la traslada a su personalidad. Es escrupuloso y calculador. Parece haber memorizado un discurso para cada ocasión.

“Es cálido en su trato, pero frío en sus decisiones”, dice el escritor Carlos Tello en la revista Nexos. “Un candidato extraordinariamente disciplinado, que ha planeado todo sin improvisar nada, con años de anticipación: racional, eficaz y frío, sobre todo en el momento de lanzar su candidatura. No hizo nada que pusiera en riesgo ese objetivo”.

Enrique nació en 1966 y es el mayor de cuatro hermanos educados bajo la fe católica en Atlacomulco, Estado de México. En su adolescencia, fue enviado durante un año a un internado en la Denis Hall School, en Maine, al noreste de los Estados Unidos.

Tiempo después, para motivar a sus compañeros en el discurso de graduación de secundaria, presumiría: “Estudié un año fuera de inglés. Lo hablo suficientemente bien y lo entiendo muy bien”. Muchos años más tarde, un video en YouTube donde lee un discurso en inglés pondría en tela de duda tal afirmación.

Se le recuerda como un estudiante con buena memoria, calificaciones promedios de 8.5 y 9, destacado en ciencias sociales y buen jugador de ajedrez.

Estudió Derecho en la Universidad Panamericana y se afilió al PRI desde los dieciocho años. Comenzó su carrera en las bases del tricolor, asumiendo los típicos cargos rimbombantes de los partidos políticos: “secretario de movimiento ciudadano”, “delegado de organización”, “representante de la comisión coordinadora de convenciones”.

Su primer puesto de verdad importante fue como secretario de Administración en el gabinete de Arturo Montiel (con quien guarda parentesco lejano). Luego sería diputado local y posteriormente llegaría a la gubernatura del Estado de México, en el 2005, sucediendo a Montiel y encubriendo la sospechosa administración de éste, marcada por la corrupción y el enriquecimiento inexplicable.



En febrero de 1994 se casó con Mónica Pretelini Sánz, con quien tuvo tres hijos. El mandato religioso “hasta que la muerte los separe” se cumplió en enero de 2007 con el súbito fallecimiento de su esposa.

La muerte de Mónica se vio rodeada de especulaciones, acentuadas por la crisis en la pareja debido a las aventuras extramaritales del político. El diario unomásuno llegó a difundir que su fallecimiento se debió a una “sobredosis de antidepresivos”.

Famosa es la entrevista con el periodista Jorge Ramos para la cadena Univisión al respecto. En ella, Peña Nieto titubea al responder sobre la causa de la muerte de su mujer.

“Fue algo… intempestivamente. Ella llevaba dos años de tener alguna enfermedad… parecida a lo que era… estertores, este… se me fue el nombre de la… de la… de la enfermedad puntual”. La versión oficial diría que fue un paro respiratorio por un ataque epiléptico.

Las infidelidades —“arrastro esa debilidad desde muy joven”, dijo en alguna entrevista— derivaron en dos hijos más (hasta donde se ha comprobado). Uno de ellos falleció al año de nacido, por un tumor maligno; el otro, fruto de su relación con Maritza Díaz, tiene 7 años de edad.

“Tengo momentos de cercanía con él; no son muchos, debo confesarlo. Lo procuro en algunas ocasiones, en momentos especiales, hablo con él telefónicamente, pero realmente él está más en el cuidado y atención de su mamá. Yo estoy en el cuidado de mis otros hijos”, dijo en entrevista con El Universal sobre éste último.

Maritza, a través de Twitter, ha cuestionado y acusado a Enrique respecto al cumplimiento de sus obligaciones paternas.

El lado débil de Peña Nieto son las mujeres, diría el diputado perredista Emilio Ulloa, refiriéndose no únicamente a sus deslices amorosos, sino a quienes padecieron la violencia en su Estado: se contabilizaron 922 asesinatos de mujeres durante su gestión como gobernador.

Entre 2005 y 2006 Peña Niego gastó 742 millones de pesos, de los cuales 691 millones se destinaron a publicidad televisiva, incluyendo infomerciales en noticieros y programas de espectáculos de Televisa, mediante contratos con empresas satelitales del emporio de Azcárraga. Una estrategia diseñada para llevar al inconsciente colectivo —educado en gran medida por la tele— la imagen del político joven, exitoso y de buena apariencia.

El matrimonio con la actriz de telenovelas Angélica Rivera en noviembre de 2010, vino a apuntalar su figura principesca.

No obstante, la sobreexposición a su persona ha provocado un escrutinio inédito hacia un candidato presidencial, donde Internet y las redes sociales han tenido particular relieve. Y también le han generado un repudio especial.

Su exhibición en la FIL de Guadalajara, donde no pudo mencionar tres libros que han marcado su vida —y falló al citar a Carlos Fuentes como autor de uno de ellos; algunas declaraciones desafortunadas (“no soy la señora de la casa”) o su visita a la Iberoamericana han estado bajo la lupa de la sociedad mexicana, provocando escarnio y duras críticas.

Arrancó con una ventaja clara en las encuestas preelectorales, pero paulatinamente ha ido en descenso.

Antes de morir, el escritor Carlos Fuentes, acuñó una lapidaria sentencia sobre la candidatura del mexiquense.

“Este señor tiene derecho a no leerme. Lo que no tiene derecho es a ser Presidente de México a partir de la ignorancia".

¿Paul Stanley o Andrés Manuel Lóipez Obrador?Andrés Manuel López Obrador
Andrés Manuel, el primogénito de siete hijos, nació en noviembre de 1953. “Tengo 58 años, lo que pasa es que estoy aflojado en terracería”, bromeó durante el segundo debate presidencial, hace unos días, para justificar una apariencia física que sugiere mayor edad.

Una comparación de fotografías entre el Andrés Manuel de hoy con el de hace siete u ocho años permite comprobar las erosiones en el rostro y el cansancio en la figura que dejan dos campañas electorales en esa mezcla de convicción y terquedad que edifican la personalidad del nacido en Macuspana, Tabasco.

“Fue muy duro levantarse de una derrota. (…) López Obrador está convencido que ganó y le robaron la Presidencia. Y uno sólo se puede imaginar la depresión que puede surgir de la convicción de que te robaron algo tan inmenso y poderoso como es la Presidencia del País”, comentó para LA ROCKA el periodista Jorge Zepeda Patterson, autor de uno de los perfiles más completos que se pueden encontrar sobre López Obrador.

En su adolescencia lo apodaron “El americano”, por la ropa traída de Estados Unidos que vestía y negociaba con una innata habilidad. Sus padres, comerciantes de toda la vida, tuvieron tiendas de abarrotes y ropa en las cuales Andrés Manuel se puso tras el mostrador desde muy chico.

En 1968, cuando tenía 15 años y llevaban poco tiempo viviendo en Villahermosa, ocurrió un accidente que cambió su vida. Andrés Manuel y su hermano Ramón, de 14, atendían el negocio familiar mientras sus padres comían. Ramón sacó una pistola que su padre escondía entre unos estantes —obtenida en prenda por una deuda pendiente—, quitó el cargador y empezó a hacer piruetas con ella, frente a Andrés Manuel. El arma escapó accidentalmente de sus manos, cayó al piso y disparó un tiro que le atravesó el cuello y salió por la sien provocándole una muerte instantánea.

El trágico incidente afectaría la personalidad del tabasqueño, a decir de algunos amigos de su adolescencia quienes afirman que se volvió taciturno y reflexivo, aunque continuó con sus estudios y no abandonó sus prácticas comerciales ni su gusto por jugar beisbol (deporte en el cual se desempeñaba con buen nivel como tercera base).

Su carrera política —una vez concluidos los estudios de Ciencias Políticas en la UNAM— la inició en el PRI al integrarse a la campaña del candidato a senador Carlos Pellicer. Cuando el poeta y escritor obtuvo el puesto, recomendó a Andrés Manuel para el cargo de delegado en el Instituto Nacional Indigenista en Tabasco.

En esa labor de campo, en Nacajuca, empezó la rutina de levantarse temprano y terminar tarde sus labores que hoy rige en su vida. También consolidó una vida de austeridad que incluyó el vivir en una casa que tenía más bien características de choza, infestada de mosquitos y sin agua corriente. Vivió cinco años en esa región conocida como La Chontalpa.

En enero de 1982, alcanzó la dirigencia estatal del PRI en Tabasco. Empezó una revolucionaria modificación de la organización del partido que pronto incomodó a 15 de los 17 alcaldes priistas tabasqueños que pidieron su renuncia.

En agosto de ese año fue separado de su cargo y lo designaron Oficial Mayor. Andrés Manuel aceptó el puesto e inmediatamente después renunció, como muestra de inconformidad.

Al poco tiempo ingresó al Instituto Nacional del Consumidor, donde estuvo cinco años. Le dio fuerza a la Revista del Consumidor y lanzó la campaña para popularizar el número telefónico del organismo con una melodía: 5688722.

Renunció al PRI en 1988 y se adhirió al PRD, partido por el cual contendió a la gubernatura de Tabasco en 1988 y 1994. Su perfil contestatario apareció tras la sombra de esas últimas elecciones, con marchas en contra del fraude electoral y el financiamiento ilícito de su contrincante Roberto Madrazo.

Alcanzó la dirigencia nacional del PRD en 1996 y fue elegido Jefe de Gobierno del Distrito Federal en el 2000.

Tuvo tres hijos con Rocío Beltrán Medina, quien murió de lupus en enero de 2003; se volvió a casar en octubre de 2006 con la periodista Beatriz Gutiérrez Müeller quien es la madre de Jesús Ernesto, su cuarto hijo, de cinco años.

Andrés Manuel ha tenido que lidiar consigo mismo y con su pasado para intentar erradicar las visiones negativas que de él tenían o tienen miles de mexicanos.

Su pasado priista, sus “al diablo las instituciones” y “cállate, chachalaca” o el plantón de Reforma permanecen en la memoria de muchos como asegunes de su personalidad y de sus intenciones.

También arrastra los sambenitos de los actos de corrupción de funcionarios de su entorno como Bejarano y Ponce, el sueldo de su chofer, los gastos superfluos de alguno de sus hijos y la compañía actual del priista prehistórico Manuel Bartlett Díaz.

Cambió su lenguaje y desde hace algunos meses utiliza un discurso conciliador y amistoso, que contrasta con la personalidad que mostró antaño.

“Ha dejado de apretar la quijada y martillar con la mano”, dice el periodista Jesús Silva Herzog-Márquez. “En una política donde el liderazgo parece obra de peinadores y maquillistas, el tabasqueño es un político, un dirigente auténtico”, apunta.

Sin embargo, señala que el lado oscuro de su autenticidad es su hermetismo. “De su recorrido por el país no se desprenden aprendizajes sino ratificaciones. El país que encontró es idéntico al que ya conocía.

“A lo largo de los años, López Obrador no se ha enfrentado a ninguna sorpresa que lo haya motivado a cambiar de ideas o actualizarlas, no ha habido un solo descubrimiento que lo condujera a aceptar una lógica distinta a la de su discurso, a atender, quizá, alguna razón en sus adversarios, a registrar cierto valor que antes ignorara. El líder social carece del elemental impulso por conocer”.

Ha cambiado, es cierto. ¿Será suficiente para alcanzar la Presidencia?

¿Ace Frehley o Josefina Vázquez Mota?Josefina Vázquez Mota
“Quiero ser viuda de los prejuicios que me limitan, para aprender y disfrutar de mí y también de los demás, del desamor, la indiferencia y el hastío de vivir, viuda del olvido de Dios, porque es reconfortante y prometedor saber que gracias a tu infinito amor, haga lo que haga y esté donde esté, siempre puedo volver a ti”.

Antes de involucrarse en la política, Josefina Eugenia Vázquez Mota escribió esta cita y muchas otras más de corte motivacional femenino para Dios mío, hazme viuda por favor, un libro de autoayuda de 128 páginas publicado en 1999 que vendió cerca de 300 mil ejemplares.

El libro originalmente se llamó La esencia de ser tú misma, que le pareció a Josefina “una cursilería espantosa” y confiscó los ejemplares existentes y pagó de su bolsa una reimpresión con el título correcto. Así de obstinada es la candidata panista a la Presidencia de México.

Tiene 51 años de edad. Se casó hace 28 años con Sergio Muñoz Ocampo —quien trabaja como ejecutivo de ventas en Maseca—, con quien ha procreado tres hijas (de entre 18 y 25 años).

Además de su condición femenina como estandarte de campaña, Josefina no duda en hacer énfasis de sus orígenes humildes. Nació en la colonia 20 de Noviembre, cerca del aeropuerto capitalino. Compartió la mesa junto a sus padres y seis hermanos, sin carencias, pero con las limitaciones comunes a la clase media baja.

Josefina estudió economía en la Universidad Iberoamericana. Empezó a dar conferencias por recomendación de un amigo de su padre y dictó la primera de ellas en la fábrica mexicana de la General Motors. Pronto convertiría la actividad en una muy redituable fuente de ingresos (llegó a cobrar hasta 6 mil dólares por una conferencia), que además le permitiría viajar por toda América Latina.

Tenía poco tiempo viviendo en Chihuahua cuando le ofrecieron contender por una diputación, en 1997. Su marido no estuvo de acuerdo y Josefina rechazó la oferta.

Tres años más tarde, le reiteraron la propuesta, accedió y se convirtió en diputada federal. Semanas después, un recién electo presidente Vicente Fox, conmovido por la personalidad de Josefina en alguna reunión partidista, le encomendó la Secretaría de Desarrollo Social.

Su novatez fue evidenciada inmediatamente en discursos fallidos, como cuando sugirió que para acabar con la pobreza había que dejar de llamar pobres a los pobres y en su lugar decir “personas con nula capacidad para generar riqueza”.

No obstante, logró modificar el perfil burocrático y partidista en una dependencia que sacaba 50 millones de copias fotostáticas al año, tenía 400 líneas telefónicas prescindibles y 104 inmuebles subutilizados.

Antiguos empleados a su mando en Desarrollo Social han dado cuenta de jornadas de trabajo de 18 horas diarias. Josefina pone tal empeño al trabajo que con frecuencia reta a la resistencia corporal y a su salud, y desde que apareció en la función pública ha padecido deshidratación, gastroenteritis, hipertensión y agotamiento como consecuencia de sus excesos laborales.

“No le podías decir que no. No dejaba que nada la desviara, que nada la distrajera, que nada se interpusiera entre ella y la meta que se había fijado. Para hacer equipo, tuvo que rodearse de un grupo de adictos al trabajo”, recordó Rogelio Gómez Hermosillo, personaje cercano a Josefina, al periodista Héctor de Mauleón.

Sin embargo, su paso por la Secretaría no fue del todo transparente, pues la revista Proceso presentó un reportaje sobre desvío de fondos del programa Vivienda Rural (a cargo de la Sedesol) para campañas electorales, incluyendo la de Felipe Calderón.

Se mantuvo en el cargo durante casi todo el sexenio de Fox, renunciando en enero de 2006, precisamente para involucrarse en la campaña de Calderón, ante la incomodidad del equipo cercano del michoacano.

La recompensa, tras el polémico triunfo del actual Presidente, fue otra Secretaría de Estado, ahora la de Educación. Allí fue muy comentada la descalificación que de ella hizo Elba Esther Gordillo, la inefable líder magisterial: “No sabe del tema y cuando alguien ignora el tema hay ciertas dificultades en la comprensión de lo que se está tratando”.

Luego de casi tres años de confrontaciones, en abril de 2009 Calderón le pidió su renuncia. En el evento público que oficializó su salida, Josefina se veía ansiosa, con un temblor de manos tan evidente que Calderón interrumpió su discurso y la invitó a sentarse.

Cuando tocó su turno en el micrófono, tuvo que interrumpirlo por su nerviosismo y volvió a tomar asiento. Minutos después se repuso.

“Aquel ha sido el momento político más difícil de mi vida, pero está bien que los ciudadanos sepan que los políticos somos de carne y hueso”, diría después en entrevista.

Y sí, es una mujer como muchas. Josefina es adicta a su teléfono Blackberry, le gusta la ropa Carolina Herrera y Tahari y usa calzado Ferragamo y Nine West. Es disciplinada para el ejercicio e intenta por lo menos cuatro veces por semana usar escaladora, elíptica y bicicleta para el acondicionamiento físico. Le encanta el queso en cualquiera de sus modalidades, gusta mucho de comer pescado y bebe café todos los días.

Su rigidez en el discurso y su expresividad fría han pintado de gris su campaña. Contra sus buenas intenciones y fortaleza de carácter pesan dos sexenios panistas con pruebas claras de ineptitud y sesenta mil muertos de forma violenta en el último de ellos.

No hay libro motivacional que le ayude a revertir su inminente fracaso.

¿Peter Criss o Gabriel Quadri de la Torre? Gabriel Quadri de la Torre
La mayoría de los mexicanos se enteraron de la existencia de Gabriel Quadri gracias a un comercial televisivo. En él, convocaba a sumarse a su campaña mediante una pregunta con voz engolada que se volvió casi célebre: “¿contamos contigo?”.

Para algunos, Gabriel Quadri vino a refrescar una campaña electoral árida de propuestas; para otros representa lo peor del clientelismo político: el partido Nueva Alianza requiere votos para mantener su registro y él puede obtenerlos.

Quadri es ingeniero civil y cuenta con estudios de doctorado en Economía por la Universidad de Texas en Austin (donde hizo su maestría en la misma materia). Tiene 57 años y es apenas nueve meses menor que López Obrador, pero su corte de cabello, y anteojos y vestimenta de corte moderno lo hacen parecer más joven. Es ecologista y ha escrito varios libros y textos sobre medio ambiente y desarrollo sustentable.

Un discurso articulado, con toques de sensatez, distingue a Quadri, quien de muy niño obtuvo un segundo lugar en un concurso de simpatía infantil. Le gusta el futbol (es seguidor del Necaxa) y jugaba aceptablemente hasta que una lesión en la rodilla lo retiró del deporte. Es un ávido lector de literatura de guerra, particularmente de la Segunda Guerra Mundial.

Fue director del Centro de Estudios del Sector Privado para el Desarrollo Sustentable, y del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), de 1998 a 2003. Antes, de 1994 a 1997, fue presidente del Instituto Nacional de Ecología.

Registra dos matrimonios en su vida y tiene dos hijos del primero de ellos: Luciano (quien es candidato a una diputación federal plurinominal por Nueva Alianza y tiene casi garantizada la curul) y Marco.

Dice el periodista Sergio Sarmiento del candidato presidencial: “Me imagino que para alguien deseoso de promover sus ideas entre el gran público, una campaña presidencial pagada con recursos de un partido político es una gran oportunidad. Quadri es un hombre de enorme inteligencia e ideas claras. Representa ese tipo de ecologismo sensato que entiende los incentivos del mercado”.

Pregonero del voto útil, ha reiterado su discurso sobre los indecisos. Sin embargo, voces del periodismo y el ámbito intelectual cuestionan el propósito y el destino final de las simpatías electorales que genere.

“¿Sabe Gabriel Quadri que no fue la base militante del Panal quien lo eligió como candidato porque en ese partido la democracia es valor inexistente? ¿Sabe que buena parte de los promotores electorales que operarán su campaña se hallan financiados con dinero que es público y que ha sido arrebatado al presupuesto educativo?”, cuestiona el periodista Ricardo Raphael.

Luego del primer debate, donde mostró una actitud propositiva, subieron sus bonos electorales. Con el paso de los días parece haber perdido el impacto inicial. El segundo debate lo exhibió como un político del montón, necio en sus interrogantes, desesperado. Como el súbdito de los intereses de alguien más que finalmente es.



Fuentes: “Los suspirantes”, Jorge Zepeda Patterson (coordinador) / Editorial Planeta, 2011
www.nexos.com Sección ¿Quiénes son? Vidas detrás del spot
www.excelsior.com, www.quien.com, www.reforma.com y editoriales de los periodistas e intelectuales citados 


 Cada candidato, una historia
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...