Hasta que el juez los separe

“El amor no tiene cura y es eterno mientras dura…”, cantan Serrat y Sabina en su reciente disco al alimón. Y resulta que la eternidad cada vez es menor.

Pasó la fiesta, la luna de miel, los regalos, los primeros días, semanas, meses o años del romance de película.

El amor idílico empieza a enfrentarse con la rutina, los problemas económicos, la familia política, los hijos y su educación, la intimidad (con sus olores, vicios, malos hábitos)… y empiezan las diferencias. 

Y las diferencias se convierten en problemas y los problemas en una situación inaguantable. Y surge la opción, primero, y la necesidad, después, del divorcio.

Hablar de divorcio estremece a cualquier pareja. Desde la cuestión social y familiar (“¿cómo les digo que me voy a separar?”) pasando por lo laboral (el incómodo estado civil “divorciado”) y lo económico. Otro gasto más: abogados con su tufo (mal ganado o no) de corrupción y aprovechamiento.

José Manuel Gómez Porchini, Presidente del Colegio de Abogados de Monterrey, señala que el matrimonio como institución tiene muchísimos años, con un fin principal: perpetuar la especie y vivir en pareja como base de la familia primero y del núcleo social después.

“Pero los tiempos han cambiado, las formas han cambiado y los modos de pensar han cambiado. Habría que cuestionarse si es tan necesario en algunos casos”.
Explica que priva una mentalidad ahora respecto a que si no funciona el matrimonio pueden intentarlo de nuevo con otra persona.

“Ahora dicen ‘este compromiso no me gustó para siempre’… Cambias y lo tiras a la basura. Y a los 40 o 50 años encuentran su amor para siempre luego de dos o tres matrimonios fallidos.

Tienes un matrimonio y fracasas y tienes un hijo o dos, buscas otra unión que tiene un hijo o dos y entonces son tus hijos, los míos y los nuestros… Y a mantenerlos a todos. No pueden”, indica.

Por ello, conviene pensarlo muy bien. Y si ya se pensó muy bien, definir bien el proyecto de vida en común e incluir lo legal.

Hay dos regímenes para el matrimonio, el de la sociedad conyugal y la separación de bienes. La mayoría, explica el abogado, se casa por bienes mancomunados.
“Se casan tan enamorados, tan ciegos a la vida y con tanta ignorancia que dicen ‘es lo mejor porque lo mío es tuyo y lo tuyo es mío y juntos para siempre’.
Cuando en realidad lo que tienes que hacer es proteger a la pareja. Si en verdad la quieres cásense por bienes separados y el patrimonio que vayas construyendo ponlo a nombre de tu esposa y de tus hijos. Si tienes un problema económico o de insolvencia están protegidos ellos”, menciona.

Una figura poco utilizada en México que podría ayudar a solventar rápidamente las diferencias ante una separación inminente es un acuerdo prenupcial.
“Como es derecho privado, la ley suprema es la voluntad de las partes, aunque prácticamente nadie lo hace. Que se establezca, ‘lo mío es mío, lo tuyo es tuyo, si nos divorciamos pasa esto’.

Pueden ser notariados, depositados en un juzgado y como es un convenio privado bastan con dos testigos para que tengan validez”.

Si el rompimiento es ineludible, Gómez Porchini dice que ante todo se busque el divorcio voluntario.

“Si se casaron como seres civilizados, que se divorcien como seres civilizados. Que se pongan de acuerdo, pesos más, pesos menos y repartan las cosas. Y lo que es más importante: que los hijos no sean usados como moneda de cambio, como rehenes: ‘Te cambio un carro porque veas los niños tal día…’ Eso es desde cualquier punto de vista, reprobable.
Los hijos no pidieron venir al mundo a una situación así y no son una pieza para usarla dentro de la relación conyugal”.
Entre abogados te veas

¿Ya es inevitable el divorcio? Conviene tener en mente lo siguiente

Hay dos tipos de divorcio ante los juzgados. Voluntario y necesario.

En el voluntario, la pareja está de acuerdo en el divorcio y presenta un convenio respecto a la división de bienes, la manutención de los hijos, horarios de convivencia con ellos, etc. El trámite dura entre dos y cuatro meses, aproximadamente, dependiendo de la carga laboral en el juzgado.

En el divorcio necesario una de las partes hace valer una de las dieciocho causales que establece la ley (en Nuevo León) para promoverlo y no se requiere el consentimiento de la pareja.

Algunas de las más socorridas (y muchas veces de las más difíciles de probar) son el adulterio y el maltrato, físico o psicológico, que en términos legaloides se llama sevicia o injurias graves. También son causales muy recurridas el abandono del hogar o la negativa de dar alimentos.

El trámite de un divorcio necesario puede llevar desde seis meses hasta un año y medio o más, dependiendo si la otra parte contesta la demanda y las pruebas que se presenten.

Existe un tercer tipo de divorcio, el administrativo, mucho más sencillo y rápido, que se realiza ante el oficial del Registro Civil que casó a la pareja.

Básicamente tiene estos requisitos: que los involucrados sean mayores de edad, que haya transcurrido un año desde la celebración del matrimonio, que no haya hijos (o si los hay que sean mayores de 30 años y no sean incapaces) y que la sociedad conyugal, si la hubo, esté disuelta (es decir, que se hayan repartido sin broncas los bienes adquiridos mientras estuvieron casados). Con el divorcio administrativo en un mes están libres.

Ojo: Lo arriba expuesto se describe a grandes rasgos; los puntos citados tienen detallitos y consideraciones que requieren ser consultados con un abogado.

¿Y cuánto pagarle a un abogado? Depende del presupuesto… y depende del abogado.

Por un divorcio voluntario hay abogados que cobran desde 5 o 6 mil pesos hasta 10, 15 o 20… algunos se cotizan en base a los bienes que van a dividir. Por divorcio necesario normalmente se parte de una media de 8 mil pesos como mínimo y puede aumentar dependiendo de la duración del juicio.

Obviamente hay abogados que cobran menos. Incluso los que se promueven con volantes de divorcios express afuera de los juzgados que dicen cobrar 1000 o 1500 pesos, pero que no son muy confiables.

Existen diversas defensorías de oficio (en escuelas y dependencias oficiales) que no cobran por el trámite a personas de escasos recursos, aunque en ellas la solución del asunto se retrasa por la carga laboral.

* En los Juzgados no cobran por divorciar a las personas; sólo hay que gastar en pagos de derechos y copias, aunque algunas veces hay que soltar alguna gratificación para que las copias estén listas a tiempo o para aceitar el lento engranaje judicial mexicano, léase: que el expediente salga pronto.
Lo mismo ocurre con el acta de divorcio. Según el portal del Gobierno de Nuevo León www.nl.gob.mx el acta tiene un costo de 1049 pesos. No obstante son contados los oficiales de Registro Civil que se limitan a ese cobro, por lo que se te tienen que desembolsar normalmente entre 1200 y 1500 del águila si urge el ansiado papel.

La mayoría de los conflictos en los divorcios son innecesarios, a juicio del abogado postulante Julio Salazar. Se entiende que haya diferencias, explica, que esté el orgullo de por medio, o que el enojo sea tal que se dificulte sentarse en una mesa a conciliar con el otro.

“Pero terminan afectando a los hijos, además de en lo más obvio que es la separación y ver a los padres peleados, en lo económico.

Entonces si un divorcio voluntario te sale, digamos 6 mil pesos –bajita la mano- y lo pueden pagar entre los dos, resulta que no se ponen de acuerdo y una de las partes contrata un abogado que le cobrará mínimo 6 mil pesos por un divorcio necesario y la otra parte, por defenderse, pagará otros 6 mil pesos a otro abogado.
Está mal que yo lo diga como abogado, pero se baja el cero y no contiene. Es meterle dinero bueno al malo”, dice entre risas. “¿Y al final? Estarán divorciados, justo lo que necesitaban ambos, pero a un costo mayor”.

Se entiende que esta lógica de abogados no aplica a todos los casos. Hay hombres sinvergüenzas que teniendo buenos ingresos (muchas veces no comprobables) y se desentienden de la mujer y los hijos y al verse frente a una demanda inventan toda una serie de argucias legales (que van desde comprobar menos ingresos hasta renunciar a un empleo con tal de no dar manutención) para eludir la responsabilidad. O mujeres desobligadas que se van al casino toda la tarde, etcétera, etcétera. La lista de circunstancias es interminable.

Y obviamente, precisa, hay casos en que se requiere que una demanda tenga una respuesta o contra demanda, para que las cosas sean justas.
Números fríos

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de cada 100 matrimonios se dieron 16 divorcios en 2011. La cifra evidentemente se dispararía si entraran en las estadísticas las personas separadas que no llevan a divorcio formal su disolución real (que están separados sin divorciarse).

¿Qué tanto ha crecido el divorcio? Échenle números: en 1993 se dieron sólo cinco separaciones por cada 100 bodas.

También habría que considerar que el número de matrimonios ha disminuido (la figura de la unión libre cada vez es más aceptada), pues del año 2000 a 2011, el porcentaje de matrimonios se redujo en 19.3 por ciento… aunque el de los divorcios aumentó en 74.3 por ciento.

La duración del enlace también está cambiando. Antes, se hablaba de “la crisis del séptimo año”, refiriéndose al declive cronológico en que entraba la pasión por la pareja. Ahora, casi tres de cada diez divorcios se producen cuando aún no se cumplen cinco años de casados. 

Tags: Divorcio  
La factura del amor... y desamor. Parte II
TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTARÁN TAMBIÉN DOCUMENTAL.-  La marcha de...
CONTINÚAN ACTIVIDADES.- Las actividades en torno...
¿QUIÉN COMENZÓ A CONTAR LOS...
EL SABOR DE LA VIOLENCIA.-  De...
HABRÁ FERIA EN LA ALAMEDA.- El...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La noche del 26...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES REGIOMONTANOS.- Sergio Ramírez (Nicaragua,...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE PARA QUE LO...
INICIA LA FERIA DEL LIBRO DE LA...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL ESCRITOR LUIS PANINI.- Hace...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
JUAN CEDILLO PRESENTA 'EITINGON'.- El 20 de agosto...