El Columpio Asesino defiende el derecho a sentirse mal.

Luego de casi 6 largos años, después del “Ballenas Muertas en San Sebastian” Ataque Celeste llega después de plantearse varias veces el final de El Columpio Asesino. Albaro arizuela (Voz/batería) se pelea con esta nueva obsesión por “optimizar” el tiempo y explotarlo. Reniega de la felicidad obligada, la que el marketing nos vende ahora en cada esquina y que nos provoca olvidar que los claroscuros son parte natural de la vida. Que las emociones y sentimientos hay que aceptarlos y vivirlos, no negarlos. Una huida hacia delante.

Nos habla del vacío existencial y de la imposibilidad de divorciarse de uno mismo, de aceptar que el Dr. Jekill y Mr. Hyde viven en nosotros y son uno mismo. 

La lección es: El positivismo desmedido nos lleva aun colapso emocional, a la histeria, a la enfermedad social. 

“PARA EMPEZAR DE NUEVO HAY QUE MORIR” 

A 20 años de que la banda se formó y pasando por un momento difícil ciertamente nos entregan un disco corto, 8 canciones, 30 minutos de música densa. Letras brutales y desgarradoras, frases sórdidas, sonidos secos que la vez reverberan. Muy al estilo que llaman “Krout”. 

Esta sexta entrega es su disco más pop, más electrónico y a su vez por su complejidad el más obsesivo, el que más les costó.

Todavía hasta hace 6 semanas el disco seguía incompleto, con la presión de haber firmado ya con una nueva disquera y el compromiso de fechas de gira para el 2020. 

Han sufrido en extremo y se nota en cada canción. Pastillas momentos jodido y las ganas de abandonar todo. ¿Que no nos ha pasado a todos esto?. 


Ataque Celeste abre con “Huir” lanzando un reclamo en medio de sintetizadores, “cómo es que llamas esta noche?”.

En el track número 2: “Preparada”, el bajo es poderoso y Cristina llora el cansancio, como si esta canción fuera una conclusión a la que llega después de escuchar todo el disco “estoy hecha pedazos mi copa ha reventado”. 

En “Sirenas del medio día” reza: “No tengo remedio” y expresa ese sentimiento de vacío con “es medio día y ya me sobra la otra mitad”.Habla de niquel y Prozac de adicciones que también pueden ser hacia a una persona.

La canción número 5,  la única en esta entrega vocalizada por Albaro Ulecia, se titula “Lechuzas, cúters y somníferos”. Ni que decir, solo queda escuchar.

MI favorita, la que pude haber escrito yo, la que me parte el corazón: “Siempre estás tú” expresa “encontrando serpientes en el mismo lugar” el bajo poderoso, hipnótico!. “Conozco tu serenata, la compusimos las dos” SOBERBIO!

Para cerrar el disco está la canción que le da el nombre, “Ataque celeste”, el resultado de sobrevivir. Una pieza instrumental que le da un gran cierre. Que sin duda nos deja con ganas de más y con ganas de escucharlos ejecutar en vivo.

Respecto a este cambio en los ritmos, arreglos e incluso en el protagonismo de Cristina, Álvaro nos deja saber: “El columpio tiene espíritu de escorpión. Si quieres cruzar el río con nosotros lo cruzas. Pero sepas que corres el riesgo de que te vayamos a picar”.

Sentirse mal, forma parte de la vida, “siéntete mal, ya te sentirás bien” eso es el disco.

8/10

  1. Huir – 4:42
  2. Preparada – 3:45
  3. Sirenas de mediodía – 4:13
  4. Mi general – 3:39
  5. Lechuzas, cúters y somníferos – 2:39
  6. Tu último relato – 4:05
  7. Siempre estás tú – 3:48
  8. Ataque celeste – 3:17

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí