Más de 15 mil mujeres marcharon por las principales calles del centro de Monterrey para exigir un alto a los feminicidios y la violencia de género.

Mujeres de todas las edades salieron a protestar el domingo 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de las Mujeres, en la capital de Nuevo León.

Desde las 14:00 horas la Explanada de los Héroes, frente al Palacio del Gobierno estatal, fue llenándose de niñas, jóvenes y mujeres que respondieron a la convocatoria de la Asamblea Feminista Nuevo León.

Previo a la marcha, en el lugar se hicieron representaciones artísticas que mostraron los distintos tipos de violencia que viven las mujeres en México y el mundo.

Poco después de las 16:00 horas el contingente integrado por once grupos, entre ellos, mujeres con discapacidad, madres de desaparecidas y desaparecidos, la Marea Verde, Universitarias y Mujeres Diversas, entre otros, marchó por las calles aledañas a la Macroplaza.

Al final del recorrido que duró poco más de dos horas, las asistentes se reunieron nuevamente frente al Palacio de Gobierno, en donde cantaron y gritaron consignas contra la violencia de género, el gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

“Estamos reunidas en un momento histórico”, externó en su discurso una de las integrantes de la Asamblea Feminista Nuevo León, “las mujeres seguimos tomando nuestros espacios”.

En el posicionamiento leído ante las miles de mujeres, recordaron a las precursoras de la lucha en el Día Internacional de las Mujeres Trabajadoras, a las obreras asesinadas en una fábrica textil en Estados Unidos y a todas las que han sido desaparecidas y víctimas de feminicidio.

En las expresiones hubo pronunciamientos en nombre de las mujeres con discapacidad y personas trans, quienes manifestaron la discriminación y agresión del que son víctimas.

El colectivo exigió protección y justicia a los gobiernos y sectores de poder.

“Cuidar y proteger la vida de las mujeres, cumpliendo con lo establecido en la alerta de género emitida hace más de tres años en nuestro estado.

“Incorporar protocolos para crear un real acceso a la justicia en casos de desapariciones, feminicidios y trasnfeminicidios”, exclamó una de las mujeres de la organización.

También pidieron a los gobernantes y legisladores, garantizar el derecho a ejercer las decisiones que cada mujer tome “con su cuerpo, sexualidad, autonomía y proyecto de vida”.

Como parte de las protestas de las mujeres neolonesas, el agua de la icónica Fuente de Neptuno ubicada en la Macroplaza, fue pintada de color rojo, para representar la sangre derramada de mujeres víctimas de violencia y feminicidios.

Hasta enero de este año, Nuevo León encabezaba la lista de feminicidios en el país, con ocho casos, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, mientras que el año pasado ocupó el cuarto lugar nacional, con una cifra de 67.

El lunes 9 de marzo la entidad se sumó al paro nacional, “El nueve nadie se mueve”, iniciativa con la que la mayoría de las mujeres no asistieron al trabajo, escuela, ni salieron a las calles. Días previos a ello, el gobernador, Jaime Rodríguez Calderón anunció que las clases serían suspendidas en apoyo al 9M. 

Muchas empresas también se sumaron al paro “permitiendo” a sus empleadas ausentarse.

La Cámara de la Industria de la Transformación en Nuevo León (Caintra), dio a conocer que el 32.3% del total de su fuerza laboral son mujeres, por lo que, en promedio, las empresas experimentaron un 41% de ausentismo de la fuerza laboral de mujeres, mientras que un 28.8% de las empresas encuestadas comentó que sí hubo un impacto en sus empresas derivado del ausentismo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí